Kai Martinez

KAI MARTÍNEZ

La visión de hacer la Diplomatura de Diseño Aplicado en Permacultura surgió de la necesidad de mejorar a nivel personal y profesional como permacultor y formador; y a la vez abrir esta oportunidad a las demás personas co-creando una Academia para que la Permacultura pueda ser integrada dentro del sistema convencional.

Después de estar integrando y desarrollando la Permacultura durante 6 años me dí cuenta de que necesitaba ser mentorado, es decir, encontrar una persona más o menos cercana que pudiese ayudarme y acompañarme a mejorar mis habilidades y a traspasar mis límites como diseñador y permacultor.

De esta manera se inició el impulso de co-crear una Academia junto a un grupo de personas diplomadas que estaban en nuestro territorio. En mi caso fuí mentorado por Antonio Scotti y por Marcos Turw, ambos me apoyaron y acompañaron en este proceso de 6 meses para hacer la diplomatura y un compromiso de estar otro dos años junto a este grupo para co-crear la Academia de Permacultura Íbera.

Desarrollar este proceso de la diplomatura me ayudó a centrarme en qué es lo que quería de la Permacultura; a entender y estudiar en más detalle el proceso de diseño y el entendimiento de los ecosistemas; a desarrollar de una forma más sistémica y profesionalizada mis diseños; y a compartir conocimientos y esfuerzos con todas las compañeras de la diplomatura y la academia.

Como todo proceso tiene sus altibajos, momentos en que estás motivado y con muchas ideas que implementar, y en otros, en los que por falta de tiempo o energía tus esfuerzos en realizar este camino disminuyen y pierdes el foco. Entendí que así son los procesos de la vida, al menos para mí, y que necesitaba equilibrar estos dos movimientos: Aprender a gestionar la autoexigencia y a fluir con los distintos momentos de creatividad y de creación.

La ventaja que tiene esta diplomatura y lo que realmente me ayudó, a parte del seguimiento de dos tutores, fue tener un Grupo de Apoyo. 

Tener la oportunidad de estar en contacto con las otras personas que cursaban la diplomatura conmigo hacía que nos motiváramos los unos a los otros, que nos empujáramos a mejorar las presentaciones y estructuras de los diseños y a escucharnos empáticamente acompañándonos a encontrar soluciones y fuerzas en momentos de desmotivación o bloqueo.

Al final este proceso de diplomatura nos llevó 2 años (6 meses fueron una utopía) y con la grata satisfacción de haberme dado la oportunidad de dar un paso más en el Diseño de Permacultura.

Este no es solo un proceso de aprendizajes de conocimientos sobre el diseño de permacultura, es también un proceso de conocerse a uno mismo; un proceso de vida.

Kai Martínez

No comments.